Conservemos Chinatown de La Habana

Juan Antonio Madrazo luna

altEl Vedado, La Habana, 11 de agosto de 2011, (PD) El Barrio Chino de la Habana aún es un organismo vivo. En este barrio tan enigmático que intentó ser la prolongación de Cantón, se reproducen fácilmente láminas de Shanghai y Pekín. Los chinos intentaron reproducir su mundo en este rincón de La Habana, un coto cerrado llego a ser la mayor colonia china en América Latina.

Nació a partir de un gran vacío situado entre el barrio negro de Jesús María y el sur de la incipiente barriada blanca que se levantaba entre las calles de Ánimas y Virtudes y entre el Paseo del Prado y la calle Escobar. Esto permitía a los chinos establecerse en una zona de contacto entre los barrios negros y blancos.

El barrio, donde vivían 10 000 chinos, fue ostentoso, arrogante con sus casinos, sociedades comerciales de todo tipo, prostíbulos, teatros, casas de juegos, fumaderos de opio, periódicos, farmacias, etc. Fue una ciudad dentro de otra, donde se tejieron grandes sueños.

Calles como San Nicolás, Rayo, Cuchillo, Salud, Zanja y Campanario, le dan una personalidad propia al barrio. Cofradías familiares, como la de los hermanos Cuang Con Lao, Chui Chi Lon y Chui Fei, potenciaron su desarrollo.

Hoy no se ven los chinos ambulantes, vendedores de frutas, de viandas, verduras, carnes, prendas, quincallería y lozas. Ya no se siente el chirrido de las carretillas de los verduleros que prometían vender más barato que nadie. No existen los puestos de frituras de bacalao, las majúas y los bollitos de carita.

Desde hace algún tiempo, la Oficina del Historiador de la Ciudad ha asumido la administración política y comercial del barrio y ha instalado tiendas con precios del Primer Mundo en una barriada en la cual la mayoría de sus habitantes están marcados por la pobreza extrema.

Restaurantes como El Pacífico llevan más de 20 años cerrados sin recibir una reparación capital. Duele ver el estado en que se encuentra el Hotel New York. Las calles aledañas a las galerías comerciales amenazan con desaparecer. Ya no se siente el olor a sándalo ni el escándalo de los jugadores de mayong.

Estas imágenes recogen el espíritu de una porción de nuestra ciudad que no debe morir. Todos debemos defender su conservación.
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Fotos: Juan A. Madrazo


Twitter icon

Twitts Primavera Digital

Loading..

EL Pincel

http://www.primaveradigital.org/primavera/components/com_gk3_photoslide/thumbs_big/545693334_coppelia.jpg

Redacción Primavera

{jcomments off} {gavatar off}CONSEJO DE DIRECCIÓNJuan González Febles: DirectorLuís Cino Álvarez: Sub-directorAna M. Torricella: diseño web y fotografíaCONSEJO DE REDACCIÓN Luis Cino Álvarez Editor jefe, Rogelio Fabio Hurtado, Julio Aleaga PesantPERIODISTASPaulino Alfonso Estévez, Frank Cosme, Ainí Martín, Osmar LaffitaCORECCTORA Yunaina Monés email: info@primaveradigital.org email: primaveradigital@gmail.com www.prolibertadprensa.blogspot.comwww.primaveradigital.orgCADA TRABAJO REFLEJA LA OPINIÓN DE SU AUTOR Y NO EL Ver detalles

http://www.primaveradigital.org/primavera/components/com_gk3_photoslide/thumbs_big/582438334_espionaje.jpg

Redacción Primavera

{jcomments off} {gavatar off}CONSEJO DE DIRECCIÓNJuan González Febles: DirectorLuís Cino Álvarez: Sub-directorAna M. Torricella: diseño web y fotografíaCONSEJO DE REDACCIÓN Luis Cino Álvarez Editor jefe, Rogelio Fabio Hurtado, Julio Aleaga PesantPERIODISTASPaulino Alfonso Estévez, Frank Cosme, Ainí Martín, Osmar LaffitaCORECCTORA Yunaina Monés email: info@primaveradigital.org email: primaveradigital@gmail.com www.prolibertadprensa.blogspot.comwww.primaveradigital.orgCADA TRABAJO REFLEJA LA OPINIÓN DE SU AUTOR Y NO EL Ver detalles